La basura electrónica de 2021 será más pesada que la Muralla China

Según un estudio reciente, las personas este año generarán unas 57 millones de toneladas métricas de basura electrónica, y esto significa que se tendrá un bloque más pesado que la Gran Muralla china.

El Foro WEEE de productores ecológicos con motivo del Día Internacional de los Residuos Electrónicos (13 de Octubre), denunciaron que de continuar esta tendencia para el año 2030 se tendrán unos 74 millones de toneladas de basura electrónica.

El director general del Foro WEEE, Pascal Leroy, apeló a la responsabilidad individual para deshacerse de los aparatos electrónicos en desuso, de forma que puedan ser reciclados.

"Mientras los ciudadanos no devuelvan su equipo usado, roto, lo vendan o lo donen, tendremos que seguir extrayendo materiales completamente nuevos que causan un gran daño ambiental", señaló Leroy.

"La generación mundial de desechos electrónicos está creciendo anualmente en 2 millones de toneladas, o alrededor de 3 % a 4 %", comentaron a través de un comunicado del Foro WEEE.

A mitad de siglo, se producirían 100 millones de toneladas, según el informe publicado por la Universidad de las Naciones Unidas y ONU Medio Ambiente. Incluso existen proyecciones más sombrías: en el escenario más pesimista se llegaría a 111 millones de toneladas anuales de basura electrónica para 2050.

Además de la obsolescencia o la democratización de los precios, otras de las principales causas de este incremento son la popularización de los dispositivos digitales y el mayor poder adquisitivo en los países en desarrollo: se calcula que en regiones como India y China la basura generada por computadoras en desuso se incrementará un 500 % en la próxima década.

El informe más reciente del Observatorio Mundial de los Residuos Electrónicos calcula que Asia es el continente que genera más basura electrónica genera (24,9 Mt en 2019), seguido de América (13,1 Mt), Europa (12 Mt), África (2,9 Mt) y Oceanía (0,7 Mt). 

En general, solamente el 17.4 % de los desechos electrónicos se recicla adecuadamente en todo el mundo, un escollo a solventar en la lucha contra el cambio climático, ya que la electrónica lleva consigo una elevada huella de carbono. 

"Cada tonelada de RAEE reciclada evita alrededor de 2 toneladas de emisiones de CO?. Si todos hacemos lo correcto con nuestros desechos electrónicos, ayudaremos a reducir las emisiones nocivas", apunta Leroy, en un comunicado. 

"Una tonelada de teléfonos móviles desechados es más rica en oro que una tonelada de mineral de oro", dijo por su parte Ruediger Kuehr, director del Programa de Ciclos Sostenibles de la ONU (SCYCLE).  Esta afirmación tiene explicación: en un millón de teléfonos móviles hay incrustados 24 kilos de oro, 16.000 kilos de cobre, 350 kilos de plata y 14 kilos de paladio, metales que podrían recuperarse y devolverse al ciclo de producción, contribuyendo a la economía circular y evitando la extracción de nuevos suministros.

Los cajones de los hogares siguen albergando aparatos en desuso cuyos componentes podrían ser reciclados y alargar su vida útil: en Europa, uno de cada 7 dispositivos electrónicos está guardado en un cajón por falta de uso o porque ha dejado de funcionar. 

Los expertos lo tienen claro: es preciso que las leyes y la industria creen sistemas de reciclaje y reparación accesibles y sencillos para los usuarios. 

"Los consumidores quieren hacer lo correcto, pero necesitan estar adecuadamente informados y una infraestructura conveniente debe estar fácilmente disponible", concluye Magdalena Charytanowicz del Foro WEEE.

  • Banner
  • Banner